Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

El diamante de la sabiduría

Se trataba de un discípulo malintencionado. En realidad, estaba junto a un maestro espiritual no para aprender, sino para ver si conseguía algunos poderes psíquicos. Una noche descubrió que el mentor le mostraba un diamante a otro discípulo y le decía:
-Para mí este diamante, querido mío, es el de la sabiduría, porque me lo entregó mi preceptor al iniciarme hace muchos años.
El perverso discípulo aprovechó una noche en que el maestro estaba dormido y le robó el diamante. Después huyó y, creyéndose dueño del saber iluminado y la serenidad infinita, comenzó también a tratar de hacerse con discípulos, porque siempre hay tontos que siguen a otros tontos, pero no pudo conquistar ni un gramo de sabiduría, como neciamente pretendía.
Transcurrido un tiempo, un día se encontró con su antiguo maestro y éste le dijo sosegadamente:
-Ya sé que te llevaste el diamante, pero no importa, porque un diamante puede volver a conseguirse, mas tú nunca obtendrás la más preciosa de las gemas: la de la sabidu…

Entradas más recientes

El deseo de aprender

La independencia intelectual es puro espejismo: Juan Goytisolo

Indigestión Espiritual

Alejandro y Diógenes: La serenidad

La taza de té

El rapto de la bestia

Cartas de Virginia Woolf

Vivir en París ( 2 ) Juan Goytisolo

Vivir en París (1) de Juan Goytisolo.

La Sociedad Abierta de George Soros...