Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

El deseo de aprender

Desde hace siglos la vida intelectual ha sido caracterizada como aquel tipo de vida en el que toda la actividad de la persona está conducida por el amor a la sabiduría, por el amor sapientiae renacentista, por la búsqueda de la verdad. Lo que más nos atrae a los seres humanos es aprender: "Todos los hombres por naturaleza anhelan saber", escribía Aristóteles en el arranque de su Metafísica. Como el aprender es actuación de la íntima espontaneidad y al mismo tiempo apertura a la realidad exterior y a los demás, la vida de quienes tienen esa aspiración a progresar en la comprensión de sí mismos y de la realidad, resulta de ordinario mucho más gozosa y rica. No hay crecimiento intelectual sin reflexión, y en la vida de muchas personas no hay reflexión si no se tropieza con fracasos, conflictos inesperados o contradicciones personales. La primera regla de la razón —insistió Peirce una y otra vez— es "el deseo de aprender"; y en otro lugar escribía: "La vida de la …

Entradas más recientes

La independencia intelectual es puro espejismo: Juan Goytisolo

Indigestión Espiritual

Alejandro y Diógenes: La serenidad

La taza de té

El rapto de la bestia

Cartas de Virginia Woolf

Vivir en París ( 2 ) Juan Goytisolo

Vivir en París (1) de Juan Goytisolo.

La Sociedad Abierta de George Soros...

A las mujeres de hierro, corazón de León, las Juana´s Inés de nuestros días.