Cartas de Virginia Woolf

Virginia Woolf escribía cartas de forma compulsiva. El arte humano, como lo denominó en un ensayo sobre la escritura epistolar, era un modo de mantener a raya la soledad, mediante la conversación con alguien ausente, en una época en que la conversación había renacido como forma artística. Aunque la soledad necesaria no le importaba demasiado, vivía a la espera de noticias, chismes y en espera de entablar platica. Era experta en hábitos y ademanes, y tenía la costumbre de interrumpirse a la mitad de una pregunta, para hacer otra. Escribía para cautivar a sus amigos y para avivar el afecto que tan desesperadamente precisaba; asimismo, buscaba excitar los ánimos necesarios para la escritura en serio.
 
VS. PRITCHET, El viaje literario, cincuenta ensayos, pról. de Hernán Lara Zavala; trad. de Ramón García.- México: FCE, 2011, p.116

Comentarios

Entradas populares